como-comprar-coche-segunda-mano

Cada vez son más los conductores que optan por comprar un coche de segunda mano. Las cifras de la venta de vehículos de ocasión en España no dejan margen de dudas, reflejando una subida del 18,49% en enero de 2017. La crisis unida a la amplia oferta de modelos lleva a que muchos confíen en el mercado de coches usados para escoger su automóvil. Pero, si quieres evitar sorpresas y riesgos, hoy te informamos de los aspectos que has de revisar en un coche de segunda mano antes de lanzarte a su compra. Investiga, compara y reflexiona. Solo así la elección cumplirá tus expectativas.

El mercado de los coches de ocasión ha vivido un 2017 glorioso. Según informa la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove), el pasado mes de enero se consiguieron 132.944 coches vencidos, unidades que pronostican un cierre del ejercicio con un volumen de 1,87 millones de vehículos usados adquiridos.

El buen momento del sector unido a la enorme oferta automovilística lleva a muchos conductores a plantearse esta alternativa. No obstante, comprar un coche de segunda mano implica ventajas (precio, variedad de oferta, disponibilidad…) y desventajas.

El desconocimiento absoluto del trato dado a un vehículo por parte de sus anteriores propietarios es el mayor handicap al adquirir un vehículo de ocasión. Más allá de los aspectos externos, es imprescindible conocer cuál es el estado mecánico de ese coche usado que estás pensando en comprar.

Porque queremos que aciertes en tu elección, a continuación hemos preparado para ti una guía completa de cómo comprar un coche de segunda mano. En ella obtendrás información detallada de los aspectos que has de revisar en ese vehículo de ocasión antes de su compra.

Cómo Comprar un Coche de Segunda Mano: Cuestiones Previas y Vitales

comprar-vehiculo-ocasion

Antes de lanzarte a la aventura ante la euforia de cambiar de automóvil, párate unos minutos y piensa.

La compra de un vehículo usado implica un esfuerzo económico que, aunque sea menor que un coche nuevo, es importante. Medita con calma esta operación para evitar sorpresas que solo multipliquen tu preocupación.

En esta tarea, te recomendamos que reflexiones sobre estos 3 puntos:

¿Qué tipo de coche de ocasión buscas?

Esta es la pregunta clave que debes hacerte cuando piensas: “¿Qué coche de segunda mano me compro?”. Tal vez tienes niños y necesitas un vehículo con espacio suficiente para transportar cómodamente a los peques en los asientos traseros, además de un buen maletero. ¿Pasas mucho tiempo en carretera?

Piensa al detalle en las necesidades que debe cubrir el automóvil de segunda mano que decidas comprar.

Una vez que los aspectos importantes están claros, es el momento de pasar a investigar sobre modelos, marcas o equipamientos.

Busca información y compara

Con Internet es mucho más sencillo buscar coches de segunda mano. En portales especializados tienes acceso a información de utilidad sobre precios, modelos, imágenes exteriores e interiores, opiniones de usuarios, así como informes.

Desde Claxon recomendamos que te empapes de todos estos datos porque esa información te ayudará a tomar la decisión acertada, hacer preguntas concretas al vendedor y evitar engaños.

¿Es mejor comprar un coche usado a un particular o a una empresa?

Salvo que conozcas bien al particular y el uso que ha dado al vehículo, las empresas especializadas en la venta de coches de ocasión brindan más garantías ante los posibles problemas que pueda presentar ese vehículo usado, frente a los quebraderos de cabeza que suponen las reclamaciones a particulares.

Revisiones Interiores y Exteriores Imprescindibles en un Coche de Segunda Mano

Comprueba el exterior del vehículo prestando especial atención a:

revisar-coche-de-ocasion

  • Desperfectos de la carrocería que se ven en una simple inspección ocular. Tenlos en cuenta para la negociación del precio final.
  • Fíjate en posible bultitos en la pintura o imperfecciones. Tras ella pueden esconderse reparaciones. Ten presente estas sugerencias para preguntar al vendedor sobre esos detalles.
  • Centra la vista en los faros. ¿Son los dos igual de nuevos? Si la respuesta es negativa, puede esconderse una posible reparación originada tras un golpe.
  • Comprueba los huecos que hay entre juntas y ranuras. En teoría, esas piezas deben respetar una distancia uniforme. Sin embargo, esa diferencia puede llevar implícita golpes motivados por colisiones.
  • Cierra y abre todas las puertas, prestando especial atención a la zona de las bisagras.
    Asegúrate que las cerraduras funcionan a la perfección.
  • Dirígete al maletero y examina este punto con calma. Levanta la goma que da paso a la rueda de repuesto, en busca de soldaduras anómalas o una pintura distinta a la original del coche. ¿Conclusión? Ese coche de ocasión ha pasado en algún momento por chapa y pintura. Debes saber por qué motivo antes de lanzarte a comprar ese coche de segunda mano.
  • Haz una revisión profunda a los neumáticos del coche. Comprueba el estado de su dibujo, si tiene zonas con formas extrañas que evidencian golpes, además de fijarte en la situación de las llantas.
  • ¿Cómo se encuentran los bajos? El deterioro en esa zona del vehículo puede deberse a una conducción a velocidades inadecuadas en carreteras con presencia de badenes. Asimismo, también evidencia la falta de cuidado al estacionar el vehículo.

El interior de un vehículo de ocasión: ¿Por dónde empezamos la revisión?

interior-coche-segunda-mano

  • ¿El volante está desgastado? Si es así, esa señal te revelará que ese coche de ocasión ha tenido un uso constante.
  • Lo mismo sucede con la palanca de cambios. Comprueba que las marchas se introducen correctamente y el estado de la palanca.
  • Presta atención al salpicadero. Comprueba que todas las tapas, incluidas las de los airbags, encajen a la perfección. Este punto es especialmente importante porque pueden fallar en caso de accidente.
  • Centra tus ojos en los asientos. Más allá de verificar que la tapicería esté limpia, comprueba que tantos los asientos como los reposacabezas se pueden regular sin esfuerzos. Asimismo, presta atención a los apoyabrazos para que se desplieguen con facilidad, así como los asientos individuales desplazables. Inspecciónalos antes de comprar cualquier coche de segunda mano.
  • ¿Fundas cubriendo los asientos? Son un excelente accesorio para salvaguardar la tapicería de un coche, pero también para ocultar el mal estado de la misma. Pide ver el coche sin las fundas para comprobar que todo está en orden.
  • Alfombrillas: Comprueba que no estén deformadas o arrugadas, valorándolas en función de la edad y los kilómetros del vehículo.
  • Los plásticos del interior de un coche de ocasión también hablan por sí solos. Si están muy desgastados y el vehículo tiene pocos kilómetros, debes comenzar a sospechar.
  • Cinturones de seguridad: Constata que funcionan correctamente, con la tensión idónea y sin bloqueos. Es un elemento crucial de la seguridad en carretera así que haz las pruebas oportunas.

La prueba de fuego: Revisión mecánica de un coche de segunda mano para salir de dudas por completo

revision-motor-coche-usado

  • Llegó el momento de conocer el motor. Un fallo en él es crucial para cualquier coche y más si piensas en adquirirlo. Pide información sobre los kilómetros reales recorridos por el automóvil, averías o libro de reparaciones. Arranca el vehículo para conocer su sonido porque tal vez detectes ruidos extraños al ralentí.
  • Comprueba la suspensión del coche, apoyándote en el capó. Recuerda que no debe rebotar. Si los amortiguadores están muy gastados, es la prueba inequívoca de una conducción brusca que ha podido dañar al vehículo.
  • Preocúpate por el estado de los frenos. Con el coche en marcha, comprueba que el automóvil de ocasión frena con facilidad y sin molestos chirridos, los cuales evidenciarían el desgaste en las pastillas de frenos. Examina también el freno de mano.
  • Verifica el estado del tubo de escape y fíjate en el color del humo que emana. Como te explicamos en este post, el negro, azul, gris y blanco encierran posibles averías en el sistema de escape. Revísalas a tiempo porque más vale prevenir que arrepentirse cuando ya es demasiado tarde.
  • Revisa los niveles de los líquidos para que todo esté bajo control.

Recomendaciones finales

Además de todos los aspectos señalados, al revisar un coche de segunda mano también es imprescindible comprobar que la documentación de vehículo está en regla.

Puedes solicitar un informe extendido del vehículo a la Dirección General de Tráfico. De este modo, conocerás si el coche tiene embargos o si es importado.

Asimismo, si el vehículo ya ha pasado alguna revisión de la ITV, esa información te será de guía para comprobar que los kilómetros marcados en el vehículo son los reales y no te están dando gato por liebre.

Por último, solicita el libro de mantenimiento y las facturas de posibles reparaciones realizadas al vehículo de ocasión.

¿Por qué motivo? Porque tendrás en tu poder un historial de las revisiones desarrolladas previamente, al tiempo que los conceptos registrados en las facturas te aportarán datos de los trabajos realizados sobre el vehículo por mecánicos profesionales.

¿Ya tienes más claro cómo lanzarte a comprar un coche de segunda mano con una detallada revisión previa? Interioriza estos puntos y, cuando tengas ante ti ese vehículo usado que se ajuste a tus necesidades, obsérvalo al milímetro y pruébalo para salir de dudas.