conduccion-eficiente

¿Sabías que con una conducción eficiente puedes ahorrar hasta un 15% el consumo de combustible y reducir en esa misma proporción la emisión de dióxido de carbono (CO2)? Ante niveles de polución que crecen día tras día, hoy nos hemos propuestos darte consejos para conducir de una forma más inteligente y saludable tanto por su seguridad como para el bienestar del entorno. Prepárate para cambiar tus hábitos como conductor y adoptar pautas que te ayuden a ahorrar también en tareas de mantenimiento del vehículo.

Llegó el momento de revisar tu estilo de conducción para adaptar nuevos hábitos que favorezcan el ahorro económico y el cuidado al medioambiente.

Con ciudades donde los niveles de contaminación se disparan e incluso se habilitan zonas de bajas emisiones como es el caso de Madrid Central, la conducción eficiente enemiga de los frenazos y acelerones bruscos que hace más que necesaria.

Según la DGT, la puesta en práctica de este concepto de conducción reduce en un 15% el consumo de carburante y de emisiones de CO2, así como de otras sustancias perjudiciales para el medioambiente y la salud.

Además de beneficios ecológicos y económicos, la puesta en práctica de una conducción eficiente incremente la seguridad al volante, un menor deterioro del vehículo y, por extensión, un ahorro en el mantenimiento del coche.

Para comenzar a practicar la conducción eco-friendly, sigue las técnicas recogidas en este artículo y recuerda analizar tu forma de conducción para adaptarla a esta visión más eficiente con tu bolsillo y con el planeta.

¿Qué es la conducción eficiente?

conducir-de-forma-eficiente

Bajo el nombre conducción eficiente se denomina la forma de conducir un vehículo que persigue reducir el conducir el consumo de carburante, al tiempo que se disminuye la contaminación ambiental.

Además de estos objetivos, la conducción eficiencia apuesta por incrementar la seguridad vial y mejorar el confort en carretera.

Durante años, el concepto de la eficiencia en el sector del motor nunca fue tenido en cuenta.

Sin embargo, hay datos que revelan que un litro de gasolina o diésel consumido emite entre 2,35 y 2,6 kilos de CO2 a la atmósfera.

Ante esta realidad y aprovechando la tecnología ECO de los vehículos actuales, se hace necesario esta reeducación vial para adoptar hábitos de conducción más seguros y eficientes.

Los 4 beneficios que te llevarán a practicar la conducción eficiente desde hoy (para siempre)

beneficios-conduccion-eficiente

Más confort y menos tensión durante la conducción

Si acostumbras a dar frenazos bruscos o acelerones repentinos, es el momento de cambiar el chip.

Para una conducción eficiente es necesario realizar el cambio de marchas de la forma correcta, disminuyendo los ruidos del motor.

Evitarás las tensiones propias ante situaciones con tráfico en carretera que se trasladan al interior del habitáculo del coche.

El resultado redunda en un mayor bienestar durante la marcha tanto para el conductor como para los pasajeros.

Ahorro en combustible y en reparaciones mecánicas

El modo de conducir afecta al consumo de gasolina o diésel de un vehículo. Por este motivo, elimina los comportamientos súbitos y cámbialos por un arranque cuidadoso del coche o un uso del acelerador más pausado.

Presta atención siempre a la carretera para que las situaciones de riesgo no te pillen desprevenido y tengas que frenar en exceso.

Por este motivo, te recomendamos que practiques una conducción eficiente manteniendo una velocidad constante y conforme a la normativa existente para cada vía.

Además de ahorrar carburante, componentes del vehículo como frenos, embrague, neumáticos, motor o caja de cambios sufrirán un menor desgaste, disminuyendo el gasto en el mantenimiento periódico del vehículo.

Reducción de emisiones contaminantes en favor de un aire más limpio

Al conducir de un modo más responsable y eficiente, consumirás menos combustible y, por tanto, se reducirán las emisiones de dióxido de carbono y otros gases nocivos para el medioambiente.

Además, estos gases contaminantes afectan a la salud ocasionando problemas oculares, dificultades respiratorias, dolores de cabeza o enfermedades cardiovasculares.

Aumento de la seguridad en carretera

Como ampliaremos a continuación, entre las técnicas para una conducción eficiente destaca el mantenimiento de la distancia de seguridad para responder con tiempo ante situaciones de peligro; la apuesta por una velocidad constante, y una conducción inteligente en la que el conductor anticipe y prevenga lo que puede acontecer en la carretera.

Curso exprés de conducción eficiente: Técnicas para conducir mientras ahorras y cuidas el planeta

curso-conduccion-eficiente

Arranque y puesta en marcha

  • Arranca el motor pero… ¡nunca pises el acelerador!
  • ¿Tienes un coche diésel? Espera unos segundos antes de poner en marcha el vehículo. De este modo, el aceite llegará adecuadamente a la zona de lubricación.
  • Por el contrario, si tienes un coche con motor gasolina, inicia la marcha justo después de arrancar el motor.
  • El calentamiento del motor siempre se desarrolla cuando el vehículo está en carretera.

Uso de marchas cortas y largas

  • Inicia la marcha siempre con la primera velocidad y cambia enseguida a segunda.
  • Si deseas que el vehículo consuma menos combustible, circula el mayor tiempo posible con marchas largas y a bajas revoluciones.
  • Conduce con suavidad. Si observas algún obstáculo en carretera, evita el frenazo brusco y opta por levantar el pie del acelerador.

Cuidado con la velocidad

  • Teniendo claro los nuevos límites de velocidad para 2019, una conducción eficiente requiere de mantener la velocidad lo más constante posible.
  • Evita los acelerones o los frenazos para que el vehículo no gaste energía y carburante de más.
  • Si moderas la velocidad, ganarás en seguridad y en ahorro porque, a más velocidad, más consumo de combustible.

Distancia de seguridad

  • El mantenimiento de la distancia de seguridad ayuda a reaccionar ante imprevistos en carretera y a asegurar una conducción más fluida y controlada.

Freno motor

  • Lejos de frenar de golpe, alza el pie del acelerador y deja que sea el motor el que actúe como freno y no habrá consumo de combustible.

Curvas

  • Adapta la velocidad del coche antes de entrar en la curva, levanta el pie del acelerador y el coche rodará por su propia inercia.
  • En el caso de que sea necesario, reduce la marcha para tomar la curva con seguridad.

Rotondas

  • Actúa del mismo modo que en las curvas, adaptando la velocidad del vehículo.
  • Analiza con calma la entrada, anchura, tamaño y los vehículos en movimiento o en espera antes de acceder a ella.

Caravana de tráfico

  • Emplea la marcha más larga posible que permite mantener la distancia de seguridad con los vehículos que están delante del tuyo.
  • Nunca aceleres para volver a frenar, porque contaminarás más y aumentarás el consumo de carburante.

Si paras durante la marcha…

  • Recuerda apagar el motor si la parada dura más de 60 segundos.

Adelantamientos

  • Evita adelantar para ganar uno o dos puestos porque apenas supondrá un avance y el consumo de gasolina o gasóleo habrá sido alto.
  • Siempre que realices esta maniobra, hazla con seguridad, con espacio y tiempo suficientes para desarrollarla sin problemas.

Peso en el vehículo

  • Cuanto más peso extra tenga el coche, más combustible consumirá. Olvídate de portaequipajes en el techo.

Viajes

  • Ahorra carburante planificando tu ruta y dejarás de dar rodeos.
  • Antes de emprender un viaje, recuerda comprobar el estado del tráfico y así conocerás si se avecinan atascos y reaccionarás a tiempo con rutas alternativas.

Neumáticos

  • Asegúrate que la presión de los neumáticos del coche es la recomendada por el fabricante porque el exceso o la falta de presión aumenta el gasto de combustible, además de mermar su vida útil.

Calefacción

  • Activa el aire acondicionado o la calefacción solo en momentos necesarios porque el consumo de combustible se dispara a más del 25%.

Ventanillas

  • Evita conducir con las ventanas bajadas porque se incremente la resistencia durante la marcha y el consumo en un 5%.

Conclusión

¿Estás listo para adoptar nuevos hábitos ante el volante y practicar una conducción eficiente?

Se trata de pequeños gestos para que circules por las carreteras con la máxima seguridad y ahorres combustible, al tiempo que cuidas el medioambiente.

Además, esta actitud responsable ayuda a que tu vehículo funcione mejor durante más tiempo. Olvídate de los acelerones y conduce con cabeza.

revision-coche-personalizada