Imagen de lisa runnels en Pixabay

Ya llega el verano y con él los desplazamientos en vehículo aumentan como consecuencia de las vacaciones. Pero este verano es diferente. Es un verano de “nueva normalidad” tras la pandemia del COVID 19 que ha asolado España en los últimos meses y que, aunque está controlada, el riesgo de propagación y contagio persiste. De ahí que debamos acostumbrarnos a una nueva forma de vida, con más precauciones y restricciones en beneficio de la salud pública.

En esta “nueva normalidad” nos adentramos en un verano en el que son muchas las medidas preventivas para evitar el contagio de las personas. Entre otras, está el uso del vehículo privado en los desplazamientos y el uso turismos de transporte público de pasajeros, para evitar las aglomeraciones en otros transportes públicos como metro, autobuses y trenes de cercanías.

Ante esta recomendación hay unos puntos que podemos destacar para tener el coche a punto y unos consejos de limpieza e higiene que nos pueden ayudar a reducir bastante la probabilidad de contagio, por lo que no lo olvides y cuida tu coche.

taller reparación

Uso de vehículo privado
Si somos particulares y el coche ha estado parado durante el confinamiento, conviene acudir a nuestro taller especializado para revisar la batería además de los neumáticos. Ambos elementos se deterioran por el desuso, ya que la batería puede descargarse y los neumáticos perder presión, por lo que conviene hacer una revisión básica.

Además antes de empezar los desplazamientos veraniegos hay que recordar revisar los elementos de seguridad, cambiar los filtros, el aceite, revisar los niveles de líquidos y los dispositivos de climatización.

Como recomendación, antes de iniciar un nuevo viaje o al finalizar el anterior es conveniente limpiarse las manos con hidrogel y pasar un bayeta empapada de desinfectante por el volante.

Si es posible, conviene hacer de vez en cuando una desinfección de coches con ozono, sobre todo si el vehículo ha sido usado por personas que no convivan entre ellas.

En el uso diario del coche, se pueden ocupar todas las plazas si se desplazan personas que conviven y, en este caso, no será necesario el uso de mascarillas en los trayectos.

Uso de taxis y VTC
Si somos conductores en alguno de estos vehículos de transporte público, además del mantenimiento en el taller, si el vehículo ha estado parado es necesario extremar las precauciones con estas medidas:

• Es obligatorio el uso de mascarillas.

• Evitar en cada uso que suban personas que no convivan entre si.

• Colocar en zonas visibles mensajes informativos de las nuevas normas sanitarias

• Usar con frecuencia la ventilación natural bajando las ventanillas. Evitar en la medida de lo posible la ventilación acondicionada del coche.

• Instalar pantallas de plástico no fijas que separe a los pasajeros del conductor.

• Como máximo dos personas por fila de asientos excepto en la del conductor que solo irá él.

• Si solo hay un pasajero se montará atrás en oblicuo al asiento del conductor.

• Hacer la desinfección de vehículos con frecuencia. Si se puede entre carrera y carrera, prestando especial atención a la limpieza a los puntos de mayor contacto como pueden ser cinturones, reposabrazos, elevalunas y los tiradores de las puertas.

• Priorizar los pagos por medios electrónicos contactless.

• Usar máquinas de ozono al finalizar la jornada para fumigar el coche.

taller de coches

Esta situación es temporal y estaremos atentos para el esperado momento en que la “nueva normalidad” de paso a la normalidad que conocíamos al comenzar el año.