averias-aire-acondicionado

Verano, 30 grados a la sombra y el aire acondicionado de tu coche no funciona. ¡Houston, tenemos un problema! Sí, y es que en un país como España, cuando las temperaturas son elevadas, el aire acondicionado del coche se muestra como un elemento casi más indispensable que las propias ruedas.

Es nuestro mejor aliado para superar el excesivo calor durante el verano, pero también para protegernos del frío en los meses de invierno, por ello no es de extrañar que cuando éste falla nos echemos rápidamente las manos a la cabeza. Porque falla, ya que al fin y al cabo el sistema de aire acondicionado de un vehículo se compone de un gas que circula a través de unos conductos, y que por medio de un proceso químico se transforma en estado líquido y se enfría una vez sale hacia el habitáculo.

Y aunque si el aire acondicionado ha decidido romperse, se romperá, sí que se pueden tomar ciertas precauciones que nos ayuden a prevenir y detectar una avería, al menos las más comunes: pérdida de gas, mal olor, fugas de aceite en el compresor, etc.

Por ello desde Claxon hemos querido preparar un post en el que te ayudemos a detectar una avería en el aire acondicionado del coche, y en el que te contaremos cómo puedes reparar esa avería. De modo que si quieres que el aire de tu coche funcione siempre a la perfección, presta atención y toma nota porque esto te interesa.

¿Cuáles son las averías más comunes en el sistema de aire acondicionado?

fallo-aire-acondicionado

#1 – Falta de gas

La avería más común en todos los aparatos de aire acondicionado es la pérdida de gas, aunque realmente no es una avería como tal. Se debe simplemente a que se ha consumido el gas del sistema de aire acondicionado por su propio uso, y te será muy fácil detectarlo, ya que la falta de gas hará que no funcione correctamente. No tengas ninguna duda de que lo notarás.

Recargar el gas del aire acondicionado es una tarea muy sencilla si se dispone de la maquinaria necesaria, por ello lo más recomendable es que lleves tu coche a un taller especializado en el mantenimiento de aire acondicionado.

Y aunque es algo mucho menos habitual, la falta de gas también podría deberse a que se ha producido una fuga en el circuito. En ese caso, en el taller deberían localizar y reparar las posibles fugas.

#2 – El aire no llega al habitáculo

También es habitual que el aire no llegue correctamente al habitáculo, y esto se debe a que alguno de los componentes que componen el sistema de aire acondicionado ha sufrido algún tipo de problema y no funciona debidamente.

Detectar esta avería no te costará en absoluto, ya que verás como el aire ya no sale con la misma fuerza, hasta el punto de que llegas a sentir que no si quiera llega a tu asiento. Aquí no te queda otra que recurrir a un taller mecánico para que te solucionen y te asegures de haber acabado con el problema.

#3 – Mal olor

El mal olor es otro de los principales problemas relacionados con el aire del coche. Evidentemente, lo detectarás de forma automática, y esto se debe a que debido al paso del tiempo y a la humedad, se han ido formando bacterias y moho en los conductos, lo que hace que el aire salga con un olor muy desagradable.

La principal razón por la que esto ocurre es un uso excesivo del aire acondicionado, por lo que una forma de prevenirlo es no utilizarlo de manera tan exhaustiva e incluso conectar la calefacción.

Para su reparación es necesario desmontar el sistema por completo, limpiándolo hasta acabar con todo tipo de bacterias y secándolo perfectamente. Otra opción es hacerte con un purificador de aire, que aunque no solucionará el problema, sí que ayudará a rebajar el mal olor.

¿Cómo prevenir averías en el aire acondicionado?

prevenir-averias-aire-acondicionado

Ahora que ya te hemos contado cuáles son las averías principales y ya sabes cómo identificarlas, vamos a contarte cómo puedes prevenir esas averías y disfrutar de tu sistema de aire tanto frío como caliente sin necesidad de pasar por el taller.

#1 – Cuidado con los grados

Lo más recomendable para el buen funcionamiento del aire acondicionado, es que tenga una temperatura que vaya desde los 20 a los 26 grados. Es la temperatura óptima, tanto para el propio sistema como para los pasajeros del vehículo.

#2 – No hagas un uso excesivo

Está claro que el aire acondicionado del coche está para usarse, pero eso no significa que tengas que hacer un uso excesivo de él ni que lo tengas que llevar conectado a todas horas. Descansar le vendrá muy bien de vez en cuando, por lo que te recomendamos que en aquellas ocasiones en las que realmente no sea necesario, y especialmente, cuando lleves las ventanillas bajadas, apagues el aire y dejes al sistema descansar.

Trata también de no hacerle trabajar de manera excesiva con cambios de temperatura demasiado bruscos. Esto significa que si has dejado el vehículo aparcado al sol durante todo el día, previamente circules un tiempo con las ventanas bajadas antes de conectar el aire, ya que de este modo el aire caliente del interior del coche se habrá eliminado y podrá trabajar de una manera mucho más suave.

#3 – No dejes que esté demasiado tiempo inactivo

El aire acondicionado también puede estropearse por la falta de uso, por ello es importante que no pase largos periodos de inactividad. Independientemente de la época del año, es recomendable conectar el aire al menos una vez al mes, ya que de esta forma evitarás que los componentes se acaben secando o que las tuberías se estropeen por la falta de uso.

De modo que ya lo sabes, si no quieres sufrir problemas al conectar el aire acondicionado de tu coche, toma nota de los consejos que te acabamos de contar y llévalo siempre a punto. Y si tienes cualquier duda, ¡en Claxon podemos ayudarte!