cuidar-embrague-coche

El cambio del embrague del coche se sitúa entre las averías más caras de un automóvil. ¿Quieres evitar un desembolso económico importante? En el post de hoy nos detenemos a compartir contigo consejos para cuidar el embrague del coche mediante un uso correcto en la conducción. Evitarás tener que acudir al taller y disfrutar de tu vehículo durante mucho más tiempo. Coge lápiz y papel porque empezamos.

Si realizáramos un listado de los elementos más importantes para el funcionamiento de un automóvil sin duda el embrague del coche figuraría en los primeros puestos de este particular ranking.

Gracias al embrague se produce la conexión entre el motor y la caja de transmisión en un vehículo manual.

Dada su relevancia, es importante cuidar el embrague del coche y tratarlo como merece porque impediremos sorpresas en forma de averías y costosas reparaciones.

Debemos recordar que la forma de conducir un coche influye en el deterioro o no de diferentes piezas, en función de si practicamos una conducción más suave o con cierta brusquedad.

Por ejemplo, un uso correcto del embrague favorece el ahorro de combustible, al tiempo que evita su deterioro y se alarga la vida útil de un componente imprescindible en todo vehículo.

Porque, ¿sabes cuándo se debe cambiar el embrague del coche? Esta pieza tiene una vida útil concreta y, en vehículos con muchos años en la carretera, será necesario sustituir el embrague tarde o temprano. Además, el precio del cambio del embrague ronda los 1.000 euros.

Si quieres evitar semejante esfuerzo económico, aprende a cuidar el embrague de tu coche con el máximo mimo siguiendo estos trucos y consejos ofrecidos por los mecánicos de Claxon.

Cómo Tratar Bien el Embrague de tu Coche con un Uso Correcto

como-tratar-bien-el-embrague

Dos son los principales síntomas de que el embrague del coche está gastado:

  • El embrague patina: Si circulas con marchas largas a pocas revoluciones y aceleras fuerte, comprobarás que las revoluciones del motor ascienden pero la velocidad no.
  • El pedal del embrague está muy duro: Esta es la señal del gran desgaste del disco del embrague. Acude a tu taller de confianza para que revisen el estado del embrague de tu coche.

Tras este preámbulo, pasamos a la acción. Descubre cómo debes cuidar el embrague para que dure mucho más tiempo siguiendo estas recomendaciones.

1 – No conduzcas con el pie en el pedal del embrague

Se trata de una costumbre que acompaña a muchas personas en la conducción. ¿Por qué no es recomendable? Si apoyamos el pie en dicho pedal, el collarín del embrague se va deteriorando poco a poco.

Evita este vicio situando el pie izquierdo en el reposapiés mientras estás circulando con tu coche y no es necesario utilizar el embrague. No solo es un aliado frente a averías, sino que mejora la eficiencia en la conducción.

2 – No frenes reduciendo las marchas

Muchos conductores se preguntan si es malo frenar el coche reduciendo las marchas. Los especialistas recomiendan evitar esta práctica y utilizar siempre los frenos para disminuir la velocidad.

Otro aspecto importante para cuidar el embrague del coche es evitar los cambios de marchas muy bruscos. Por ejemplo, si de tercera pasamos a quinta directamente, la amortización radial del disco se perjudicará.

Este tipo de comportamientos convertidos en prácticas habituales en la conducción pueden desembocar en el cambio de la caja de cambios del coche. Por tanto, analiza cómo usas el embrague.

3 – ¿Vas a cambiar de marcha? Pisa el pedal del embrague hasta el final

uso-correcto-embrague

Seguro que no es la primera vez que has escuchado un ruido seco desde la caja de cambios cuando cambias de marcha sin pisar hasta el fondo el pedal del embrague.

Este sonido es la señal de no haber dejado espacio al disco del embrague para la entrada de la nueva marcha.

¿Qué consecuencia tiene hacer mal los cambios de marchas? La caja de cambios se irá deteriorando poco a poco hasta que al final, con el mal uso, acabe siendo necesaria tu sustitución y un fuerte desembolso económico en la reparación.

4 – En los semáforos no se pisa el pedal del embrague

Cuando paras en un semáforo, ¿tienes la costumbre de mantener pisado el pedal del embrague mientras el semáforo cambia de color? Sentimos decirte que es una mala praxis.

Te aconsejamos que en esos casos siempre pongas punto muerto durante la espera que no perjudicar al sistema de embrague del vehículo.

5 – No conduzcas con una mano en el volante y la otra en la palanca de cambios

En el día a día no nos damos cuenta pero es muy habitual que, mientras conducimos, las dos manos no permanezcan en el volante, sino que una de ellas la apoyamos en la palanca de cambios.

Esa presión extra perjudica a la vida útil del vehículo, motivo por el que se debe evitar este vicio durante la conducción.

6 – Presta atención al mantenimiento de la caja de cambios

En un coche con caja de cambios manual, debes comprobar el nivel de valvulina, el lubricante que mantiene engrasados los engranajes de la caja de cambios.

Aunque cada vehículo cuenta con un tiempo recomendado para su sustitución, los profesionales recomiendan que cada 80.000 kilómetros se realice el cambio del lubricante.

Ahora que ya saber cómo tratar bien al embrague, te animamos a que lo cuides al máximo dada su importancia para el buen funcionamiento de un vehículo. Disfrutarás más de tu automóvil sin llevarte sorpresas en forma de incómodas averías disparadas de precio.