Neumáticos chinos

Cuando el vehículo que nos lleva de viaje o al trabajo cada día requiere de revisiones, nos ponemos a templar por el precio de las reparaciones. La búsqueda del ahorro ha contribuido a que los neumáticos chinos ganen popularidad año tras año. ¿Es una inversión rentable o por el contrario estamos poniendo en riesgo nuestra seguridad por dar prioridad al bolsillo? En el post de hoy reflexionamos sobre esta realidad, al tiempo que identificamos las diferencias entre las ruedas chinas y los neumáticos de primeras marcas.

Con la llegada de la crisis económica allá por 2010, los neumáticos chinos comenzaron a sonar con fuerza en España. Todo el mundo quería mantener su coche en perfecto estado y, si era posible con un ahorro económico considerable, la fórmula sonaba perfecta. De hecho, esta tendencia low cost también llevó al auge de los neumáticos de segunda mano, ya tratados en nuestro blog.

El éxito de la importación de ruedas chinas llegó a tal punto que en 2017 la Comisión Europea inició la investigación de neumáticos de baja calidad, tanto nuevos como recauchutados, procedentes de China para camiones y autobuses.

Esta fue la reacción ante la denuncia de un colectivo integrado por más del 45% de productores mundiales de neumáticos para este tipo de vehículos. ¿El motivo? Un potencial caso de “dumping”, es decir, importar neumáticos a un coste inferior al precio de fabricación.

Más allá de polémicas, los neumáticos de China van mejorando con los años, pero guardan importantes diferencias que los alejan de la calidad de gomas de las marcas que siempre encabezan los listados de los mejores neumáticos según OCU como Bridgstone, Michelin, Goodyear o Continental.

Llegados a este punto hay que ser sinceros. No todos los neumáticos occidentales son perfectos. Los fabricantes de referencia cuentan con segundas marcas a precios económicos cuya calidad no se aleja demasiado de sus competidores asiáticos. Por tanto, cuidado con valorar un neumático solo por su procedencia.

¿A qué nos referimos con exactitud al hablar de neumáticos chinos?

El auténtico neumático de origen chino es aquel que ha sido diseñado, fabricado y vendido con el logo de este país.

Tras esta definición, es importante diferenciar que no es lo mismo un neumático desarrollado en China por un fabricante de reconocido prestigio, que por una marca local.

Ante el abaratamiento de costes en la producción, numerosos fabricantes de primera fila cuentan con centro de producción en China.

No obstante, los materiales y el proceso de fabricación de los neumáticos es idéntico al empleado en sus fábricas occidentales, con el objetivo de que el producto cumpla los requisitos exigidos para su comercialización en Europa.

Por el contrario, los neumáticos 100% chinos por su continente y contenido cumplen la normativa a duras penas, lo que les resta calidad y prestaciones para la conducción, frente a los desarrollados allí por los grandes fabricantes.

La falta de inversión tecnológica, las mezclas aplicadas en la construcción de los compuestos del neumático y, en definitiva, la falta de aprecio por los detalles en la fabricación, restan muchos puntos a la calidad de los neumáticos chinos de importación.

Principales diferencias entre los neumáticos de primeras marcas y las ruedas procedentes de China

diferencias-neumaticos-de-china

Estas son las 2 máximas que se aplican en la fabricación de un neumático: la calidad y el rendimiento.

Sin embargo, estas prioridades no se aplican del mismo modo en los neumáticos originarios de China, donde la filosofía del detalle se deja a un lado frente al ahorro que alcanza el primer lugar en esa lista de prioridades de la que hablamos.

No obstante, la demanda de ruedas de bajo coste que cubran los niveles mínimos de calidad y rendimiento se hayan entre las principales causas para que marcas de neumáticos chinos como Nankang, West Lake o Wanli se hayan introducido con éxito en países como España.

Las grandes diferencias de los neumáticos chinos baratos

1 – Deficientes prestaciones en suelo mojado

neumaticos-suelo-mojado

¿Imaginas que vas por una carretera mojada por la lluvia que dificulta la conducción? En ese momento, necesitas seguridad elevada a la máxima potencia.

Si tu coche conduce con neumáticos chinos, esa sensación de protección la perdería. ¿Por qué? Porque este tipo de ruedas, aunque superan los test europeos con aprobado raspado, ofrecen unas prestaciones en mojado que dejan mucho que deseas.

En seco y con una conducción normal, su comportamiento es válido pero con el suelo ligeramente mojado llegan las complicaciones.

Su nivel de agarre es mínimo, incluso circulando por ciudad lo que conlleva a una conducción donde el adjetivo “seguro” se diluye.

La conclusión final es un pequeño rendimiento en frenado y baja resistencia al aquaplanning.

2 – Deficiencia en la distancia de frenado

distancia-frenado

La falta de agarre también afecta a un efecto peligroso en autovía. Varios estudios han demostrado que en este tipo de carreteras los neumáticos de bajo coste requieren de más distancia de frenado para paralizar el vehículo.

Otra vez el resumen de las diferencias nos lleva a subrayan la reducción de seguridad.

3 – En seco los problemas continúan

neumaticos-seco

En un escenario hipotético donde el vehículo circule de forma brusca en suelo seco, los neumáticos chinos de importación dificultan la recuperación del control del coche, en el caso de que se llegara a perder. Un problema grave, ¿verdad?

Esta característica es especialmente preocupante, ya que estos neumáticos low cost son los elegidos para equipar a coches antiguos cuyas prestaciones de seguridad se han mermado con el paso de los años.

4 – Y, por supuesto, el precio

precio-neumaticos-chinos

Hasta un 30% más económicos son los neumáticos de marcas chinas frente a los de los fabricantes tradicionales. ¿Quieres comprobarlo? Solo has de entrar en el catálogo de neumáticos de Claxon para comprobarlo.

Mira este ejemplo tomando como referencia el fabricante chino TracMax. Hemos escogido la siguiente medida de neumático: 195/50 R15 82V.

Estos son los precios:

Las cifras hablan por sí solas.

Ante todos estos datos, los neumáticos de procedencia china son idóneos para:

  • Quienes utilicen el coche de forma puntual.
  • Un kilometraje bajo, donde predominen los recorridos por ciudad.
  • Su coche de clase urbana.
  • Conductores que ccirculen con vehículo de motor de alta potencia.

Conclusión

Los neumáticos chinos juegan en el territorio del precio, espacio en el que son los absolutos ganadores.

El dinero y la calidad sí están reñidos en cuanto a las ruedas del coche se refiere, siendo el agarre y la resistencia además de su comportamiento en suelo mojado los puntos menos favorables de estos neumáticos.

No obstante, estas cubiertas cada vez apuestan más por la calidad ofreciendo mejores prestaciones, aunque queda un largo camino para igualar la seguridad obtenida por los neumáticos de primeras marcas.

Desde Claxon te recomendamos que, antes de comprar esta modalidad de neumáticos low cost, consulte con su taller mecánico más cercano. Ellos sabrán guiarte en la elección más idónea para tu vehículo.