mantenimiento-coche-invierno

Las bajas temperaturas y las condiciones meteorológicas desfavorables obligan a cuidar el mantenimiento de tu coche en invierno. El frío no es un buen aliado de la mecánica del automóvil. Por este motivo, es imprescindible preparar el coche durante esta época para evitar que nos deje tirados en la carretera a causa de una avería. ¿Quieres evitar riesgos? Sigue los consejos reunidos en este artículo y disfrutarás el doble del invierno al volante.

Uno de los factores que influyen en la vida útil de un vehículo es el cuidado que se hace del automóvil día a día. Estos cuidados deben ser continuos a lo largo de todo el año. Sin embargo, el mantenimiento del coche en invierno se hace especialmente prioritario en esta estación.

Nieve, hielo, lluvia y bajas temperaturas se convierten en quebraderos de cabeza para la mecánica del coche, al tiempo que los neumáticos o las escobillas limpiaparabrisas requieren de más observación en los meses de diciembre, enero y febrero.

¿Sabías que pequeños gestos como guardar el coche en el garaje son cruciales para preservarlo del frío invernal? Continúa leyendo porque te recomendamos algunos trucos y gestos que permitirán preparar tu coche para el invierno y evitar averías costosas.

Cómo Cuidar Tu Coche En Invierno Para Garantizar Una Conducción Segura

1 – Guarda tu coche bajo techo

guardar-coche-bajo-techo-invierno

Con la llegada del frío se recomienda que cualquier automóvil se proteja de las inclemencias del tiempo y las bajas temperatura. Déjalo resguardado en un garaje o en su defecto opta por tapar tu coche en invierno con una funda para automóviles.

Este sencillo gesto ayudará a cuidar la batería del coche, el líquido refrigerante, la pintura y la carrocería del vehículo.

¿No tienes más remedio que dejar tu coche a la intemperie? En este caso, será habitual que te levantes por la mañana con escarcha en el parabrisas. Hazte con un rascador o paleta de plástico especialmente diseñada para rascar el hielo acumulado en la luna delantera sin dañar el cristal.

Aunque en el mercado existen productos descongelantes para derretir la escarcha, desde Claxon no los recomendamos porque sus componentes pueden dañar las gomas de los limpiaparabrisas.

2 – Comprueba el líquido refrigerante

Este líquido actúa también como anticongelante pero hasta cierta temperatura. Debes llevar tu vehículo a tu taller mecánico; allí comprobarán el nivel y estado del líquido.

Un color vivo (amarillo, rojo o verde) es señal de que se encuentra en perfectas condiciones. Por el contrario, si el color es turbio, queda patente que está deteriorado y se debe sustituir ya que sus propiedades están mermadas.

3 – Revisa la batería

bateria-coche

El frío del invierno incide en la duración de la batería del coche, especialmente en aquellos casos en los que no se ha sustituido desde hace años. El principal problema será su rápida descarga y la pérdida de recuperación.

Si fue instalada hace 4 o 6 años, te recomendamos cambiar la batería del coche cuanto antes.

De este modo, te evitarás la sorpresa de ver que tu vehículo no arranca cuando más lo necesitas y, con el frío que cae en pleno invierno, no sería plato de buen gusto.

4 – La supervisión de los neumáticos en invierno: Imprescindible

Si quieres proteger y mantener tu coche para que funcione sin problemas en invierno, analiza el estado de los neumáticos. La lluvia y la nieve actúan como sus grandes enemigos, si están desgastados o con presión baja.

Comprueba su estado y reajusta las presiones, puesto que suelen disminuir con bajas temperaturas. De hecho, los profesionales recomienzan añadir hasta 0,2 bares de presión a los neumáticos, frente a la presión habitual.

¿Vives en una zona dominada por bajas temperaturas y heladas en invierno? En este caso, te invitamos a que sigas estos consejos para saber cómo escoger bien neumáticos de invierno.

5 – Cuida de los escobillas limpiaparabrisas

cambiar-limpiaparabrisas-invierno

Este componente es uno de los más utilizados durante el invierno. Sin embargo, las condiciones climatológicas adversas pueden dañar sus gomas, hasta tal punto que resulten inservibles.

Si nunca antes te has decidido a cambiar las escobillas del coche, es el momento de hacerlo. Otro aspecto clave en el mantenimiento de tu coche en invierno, consiste en conservarlas si son nuevas, pero cuidándolas si observas que no limpian adecuadamente.

¿Qué debes hacer? Pasa un trapo humedecido con alcohol por la goma y ¡listo!

6 – Comprueba el circuito de aire acondicionado y la calefacción

Con el frío que domina el invierno, no dudes en cargar con gas el circuito de aire acondicionado del coche. No solo te permitirá quitar el vaho que se forma en las lunas del vehículo, sino que también suministra aire caliente para estar más cómodos y abrigados dentro del coche.

Asimismo, asegúrate del buen funcionamiento del sistema de calefacción, ya que su radiador puede estar obstruido y será necesaria una limpieza en profundidad para que actúe correctamente.

7 – Arranca el coche y espera unos minutos a emprender la marcha

arrancar-coche-invierno

Uno de los consejos de conducción claves para cuidar tu coche en invierno pasa por conseguir que el motor del vehículo se caliente al ralentí.

Con las bajas temperaturas del frío, los principales fluidos del coche (aceite, frenos, líquido de dirección…) necesitan alcanzar una temperatura mínima. De lo contrario, si arrancamos el vehículo de inmediato, podríamos dañar piezas y elementos importantes del motor.

Por tanto, opta siempre por arrancar el coche, esperando unos minutos a que el motor y estos fluidos logren la temperatura idónea.

8 – Vigila el alumbrado del coche

El invierno se oscurece antes y las condiciones climáticas son adversas. En el coche se hace crucial ver y ser vistos, motivo por el que es necesario comprobar que todo el alumbrado funciona correctamente. Nuestra seguridad y la de los demás están en juego.

9 – Circula con el depósito lleno

Nunca apures el depósito de gasolina. En invierno puedes sufrir una avería y encontrarte tirado en carretera, con nieve y frío, mientras esperas a la grúa. Evítalo y circula siempre con combustible en el depósito.

Anotados estos consejos, ya estás listo para preparar tu coche para el invierno. Sigue estas recomendaciones y, además, no olvides llevar en el maletero mantas, cadenas e incluso algo de comida si emprendes un viaje largo. Conduce con precaución y disfruta del trayecto.