junta-culata-en-mal-estado-sintomas

¿Sospechas que tu coche tiene una avería en la junta de culata? Ante el mínimo síntoma, te recomendamos que acudas a tu taller Claxon más cercano porque este problema puede provocar un sobrecalentamiento en el motor, originando graves deterioros. Pero, ¿cómo se puede saber si la junta de la culata está mal e incluso quemada? Dado que se trata de una de las averías de coches más complejas y costosas, toma buena nota de las principales señales que tu automóvil lanza indicando que se avecina un problema importante.

Si hay un daño destacado que nos haga temblar las piernas es sin duda la avería en la junta de la culata, un elemento clave para el óptimo funcionamiento del motor.

Pero, ¿qué es la culata? ¿Cuál función desempeña en un vehículo?

La junta de la culata, fabricada con una capa de amianto cubierta por dos láminas de cobre, se encarga de garantizar la estanqueidad de la compresión del motor.

Gracias a la forma de la junta se consigue una adaptación perfecta con los perfiles que hay sobre la culata, logrando el cierre hermético con el bloque motor. Se trata de una pieza delicada, en cuya fabricación es sometida a altas temperaturas y presiones.

La principal función de la junta de culata no es otra que evitar que el líquido refrigerante se mezcle con el aceite del motor durante el proceso de combustión.

Principales motivos que originan las averías en la junta de culata

junta-de-culata

El daño sufrido en este elemento del motor se produce por un exceso temperatura, generado por pérdidas de agua. La consecuencia principal es la presencia de una junta de culata quemada incapaz de cumplir su cometido.

Hay dos motivos fundamentales para que la junta de la culata se dañe:

  • Sobrecalentamiento del motor
  • Pérdidas del líquido refrigerante

Te recomendamos que siempre cuides el mantenimiento de tu automóvil, comprobando el nivel de líquido refrigerante de tu vehículo.

¿Por qué motivo? Porque una cantidad insuficiente puede derivar en una junta de culata expuesta a altas temperaturas que acaba deformándose, impidiendo correcta estanqueidad entre la culta y el bloque motor.

Además, el cambio de la junta de culata también puede estar motivado por un termostato en mal estado, un fallo en el radiador o la pérdida de presión, con la consiguiente pérdida de energía en el motor.

Cómo saber si la junta de culata está en mal estado

averias-junta-culata

Porque toda previsión es poca, te aconsejamos que cojas lápiz y papel porque compartimos contigo los principales síntomas que evidencian el deterioro en la junta de la culata.

¿Algunos de estos indicios te resultan familiares? Cuando observes que se producen, no pierdas ni un minuto de tu tiempo en acudir a uno de los talleres Claxon para que analicen tu coche y solventen la avería a tiempo.

  1. Excesiva temperatura del motor, por encima de lo habitual.
  2. Pérdidas del líquido anticongelante, en ocasiones sin fugas localizadas pero que obligan a reponer con frecuencia el nivel del refrigerante.
  3. Aceite en el sistema de refrigeración, lo que ocasionará que el anticongelante muestre un color marrón claro.
  4. Presencia de anticongelante en el aceite del motor, originando la subido del nivel aceite y el sobrecalentamiento.
  5. Expulsión de agua por el tubo de escape, como consecuencia de la entrada de líquido refrigerante por cilindros del motor. En estos casos, el conductor puede advertir temblores al volante y fallos en el motor.
  6. Pérdida de potencia y rendimiento.
  7. Humo de color blanco o gris por el sistema de escape.
  8. Alta presión en el sistema de refrigeración.

Precio de la junta de la culata: ¿Por qué es una avería tan cara?

La complejidad de esta reparación mecánica obliga al profesional a trabajar durante horas dentro del motor. No solo deberá separar la culata del bloque motor, sino que en numerosas ocasiones deberá cambiar la junta de culata como consecuencia de las alteraciones producidas.

El precio de la reparación de la junta de culata oscila entre los 400 a los 850 euros, aunque el coste variará en función de la gravedad del deterioro y el coche. A esta cantidad hay que añadir la mano de obra, con 12 horas de trabajo como mínimo.

Este presupuesto ascenderá en los casos en los que la avería en la junta de la culata también haya dañado el motor, lo que obligará a su sustitución.

Todo vehículo requiere de la observación permanente para brindar al conductor la máxima seguridad y protección al volante. Cuida la salud de tu coche y alarga su vida para que disfrutes durante mucho más tiempo de él, evitando averías tan complejas como una junta de culata dañada.