humo-negro

«Oh, Dios, ¿qué sucede? Acelero mi coche diésel y echa humo negro por el tubo de escape.» Si has advertido su presencia, cuidado porque parece que la avería del motor diésel de tu vehículo está próxima.

¿Sabes qué síntoma señala esta anomalía mecánica? Un problema importante en la combustión del gasóleo. Porque sabemos que prefieres prevenir que padecer una costosa reparación, lee con atención este artículo donde resumimos los principales motivos por los que aparece el humo negro en motores diésel y gasolina.

Esta imagen es frecuente para ti. El coche que hay justo delante del tuyo en la carretera expulsa humo negro en cantidad. Todo apunta a que algo sucede en ese vehículo y tiene forma a avería pero, ¿sabes si a tu coche también le pasa lo mismo?

Llegó el momento de conocer el origen de esta imagen habitual pero que encierra un problema importante derivado del exceso de combustión de combustible.

En nuestro blog ya hablamos de las averías más frecuentes en los tubos de escape y concretamente la expulsión de humo negro en motores diésel figuraba en esa lista.

Pero, tal vez te preguntes: «Entonces, si tengo un coche de gasolina, ¿nunca echará humo negro del sistema de escape».

La respuesta es NO porque la avería puede darse, aunque las causas de su origen serán diferentes a si se trata de un motor diésel.

¿Por qué mi coche echa humo negro al acelerar?

por-que-mi-coche-echa-humo-negro-acelerar

Un vehículo diésel expulsa humo negro cuando acelera por una razón: una combustión errónea bien por exceso de carburante o por la falta de aire, que acaba echando monóxido de carbono por el tubo de escape.

Dado que los coches de gasóleo producen más humo al arder que los de gasolina existe la creencia de considerar que ese humo negro en los motores diésel es normal. Pero nada más lejos de la realidad. Desde Claxon te aseguramos que nunca es normal que salga un humo negro y denso por el tubo de escape.

Tras el humo negro se desprende una combustión con exceso de combustible en el interior del motor, quemando más gasoil del que debería, además de evidenciar una pérdida de oxígeno.

Causas de la expulsión de humo negro

humo-negro-coche-al-acelerar

Coches de gasolina

Cuando tu coche echa humo negro por el tubo de escape, se manifiestan dos consecuencias importantes: consumes más combustible y el motor del vehículo disminuye su potencia.

Esta situación sucede porque:

  • Conduces con un filtro de aire sucio, que está impidiendo el flujo normal de aire hacia el sistema de inyección.
  • El estárter está en mal estado.
  • El carburador cuenta con un nivel de gasolina más elevado del idóneo, además del exceso de presión de la bomba de gasolina.
  • Se han obstruido de suciedad los conductos de respiración de gases del cárter.

Coches diésel

Si conduces un vehículo con motor diésel y has advertido que expulsa humo negro, ya te avanzamos que el origen del problema está en una mala combustión con mezcla de residuos quemados que acaban generando carbonilla. Al echarla por el tubo de escape, se forma ese humo negro y denso.

Estos son los principales síntomas que están generando esta avería:

  • Suciedad en el filtro de aire, siendo necesaria su sustitución.
  • Fugas en la válvula de escape (EGR).
  • Sobrecarga del motor.
  • Inyectores sucios.
  • Obstrucción del filtro de partículas, obligatorio desde 2005 en todos los coches diésel.

Te interesa:

Tips para mantener el filtro de partículas a punto y evitar sus averías más frecuentes


 

Conclusión

Si has observado que tu coche echa humo negro por el tubo de escape, pásate por tu taller mecánico de confianza lo antes posible para que profesionales del motor revisen qué sucede y solucionen esa incidencia con efectividad.

Recuerda que, ante una avería del coche, cuanto más tiempo tardes en dejar que un especialista la analice, aumentan los daños para el vehículo y el precio de las reparaciones. ¡Sal de dudas!

revision-coche-personalizada