Calor dentro del coche

Cuando el verano llama a la puerta, la conducción con calor dentro del coche se vuelve una auténtica tortura. Más allá de la pérdida total de confort, ante un golpe de calor en el interior del habitáculo del vehículo es crucial tomar precauciones para evitar problemas de salud y posibles averías en su funcionamiento derivadas de las altas temperaturas. Sal de dudas con la información recogida en este artículo y disfrutarás al máximo de tus viajes veraniegos.

Desde viajes cortos a salidas de largo recorrido, durante el verano cogemos el coche para disfrutar del buen tiempo. Sin embargo, las elevadas temperaturas llevan a pasar calor extremo en el interior del vehículo, lo que supone un importante riesgo para la salud de conductores y ocupantes.

De hecho, varios estudios demuestran la subida de temperatura dentro del habitáculo del coche producida por el exceso de calor altera la capacidad del conductor, ocasionándole fatiga y generándole ansiedad.

Según datos recogidos por la DGT, un vehículo expuesto a una temperatura exterior de 39 ºC contará con zonas del vehículo donde la temperatura ascienda a 70 ºC.

Por este motivo, es fundamental conocer las precauciones a adoptar para evitar golpes de calor en el coche así como las averías más frecuentes provocadas por temperaturas extremas.

Cómo evitar pasar calor en el interior del coche durante los meses de verano

1 – Baja las ventanillas del coche antes de iniciar la marcha

Para igualar la temperatura interior y exterior con la máxima rapidez posible, baja las ventanillas del coche cuando empieces a conducir.

Asimismo, si deseas encender el aire acondicionado del coche, recuerda hacerlo cuando has bajado durante unos minutos las ventanillas con el objetivo de expulsar el aire caliente del interior del habitáculo al exterior.

Sitúa la temperatura del aire acondicionado del vehículo entre los 22 ºC a los 24 ºC. De este modo, se impiden los enfriamientos por cambios bruscos de temperatura entre el calor del exterior y el micro clima creado en el interior del coche.

2 – Planifica tus salidas para evitar las horas del día más calurosas

conducir-horas-menos-calor

Dado que el calor extremo es el gran enemigo en carretera del conductor durante el verano, te recomendamos que evites por todos los medios coger el coche cuando hace máss calor.

Por este motivo, te aconsejamos que no conduzcas tras la hora de comer y en las horas centrales del día porque el calor aumenta la sensación de fatiga, así como las distracciones al volante.

Solo escoge la conducción nocturna en verano si estás habituado a coger el coche por la noche. De lo contrario, aunque hay menos tráfico y la temperatura es menor, el cuerpo no responderá como esperabas.

3 – No permanezcas dentro del coche más tiempo del estrictamente necesario

Si el coche está expuesto al sol, trata de estar dentro del vehículo el menor tiempo posible puesto que la temperatura interior puede ascender a más de 55 ºC, cuando en el exterior el termómetro marca 35ºC.

Más allá de la incomodidad, el calor extremo puede provocar fatiga, mareos y nerviosismo. Ponles freno y deja de pasar calor dentro del coche.

4 – Bebe agua y apuesta por una alimentación ligera

En verano es crucial hidratarse durante la conducción para evitar los efectos negativos del calor en el coche, y más ante viajes largos.

Por este motivo, bebe agua con frecuente sin esperar a tener sed y come alimentos ricos en vitaminas y proteínas, alejándote de comidas grasas.

Y, por supuesto, no ingieras ni una gota de alcohol al conducir porque, además de disminuir los reflejos, genera inseguridad al volante y euforia.

Te recomendamos que llevas siempre una botella de agua dentro del coche y pares en trayectos largos a beber agua y refrescarte para bajar la temperatura corporal.

5 – Presta especial atención a niños, mayores y mascotas

golpe de calor en niños dentro del coche

Tanto los niños, como la gente mayor y las mascotas son especialmente vulnerables a los efectos del calor.

Por tanto, nunca dejes a un niño dentro del coche porque, como ha sucedido en fatídicos casos, las consecuencias son peligrosas dado que su sistema respiratorio no está desarrollado al nivel de una persona adulta y la temperatura del vehículo puede ascender en minutos a 10 grados.

La situación se agrava con las mascotas a las que un golpe de calor dentro del coche puede llegar a matarlas dado que no cuentan con un mecanismo de sudoración que refrigere su cuerpo, como sí sucede en los humanos.

6 – Aparca en zona de sombra

Siempre que exista la posibilidad, decántate por aparcar tu coche bajo una sombra en vez de en una plaza donde el sol impacte directamente. De este modo, evitarás quemaduras o una sensación de calor extrema en las manos al coger el volante.

Asimismo, cuando aparques, recuerda siempre colocar un parasol en el parabrisas del coche. De este modo, lograr reducir en más de 10 ºC la temperatura del interior del coche, además de rebajar la temperatura del salpicadero.

7 – ¿Estás pensando en comprarte un coche nuevo? Descarta el negro de tu lista de colores.

Si quieres evitar por todos los medios pasar calor en tu coche durante el verano, ten presente que la pintura negra absorbe el calor llegando incluso a superar 20 ºC más que en un vehículo de pintura blanca.

Porque cada detalle cuenta para lograr una conducción más segura y disfrutar de cada segundo que estás ante el volante cuando el sol aprieta con especial fuerza.

Las averías más frecuentes en un coche durante el verano provocadas por el exceso de calor

avería-coche-calor-verano

Cuando los termómetros marcan temperaturas de 35 ºC en ascenso, aumentan las probabilidades de ver mermadas las funciones de ciertas piezas mecánicas del vehículo.

Por este motivo, te recomendamos que pongas a punto tu coche en verano prestando especial atención a estos problemas habituales:

Aire acondicionado

En su momento ya hablamos de las principales averías en el aire acondicionado del coche; desde la falta de gas, al mal olor o que directamente no enfríe.

Revísalo antes del verano y así disfrutarás de sus ventajas cuando emprendas cualquier salir en verano.

¿Hace un calor de mil demonios y el coche no arranca? Presta atención a la batería

Con el calor cayendo con fuerza sobre tu coche, te lanzas a poner en marcha el vehículo y… ¡sorpresa!

Tu coche no arranca cuando deseas salir de casa hacia la playa o en el peor de los casos el vehículo se queda tirado en medio de la carretera en pleno viaje de salida de vacaciones.

Ante este problema inesperado se encuentra una batería sin carga. Apuesta por el mantenimiento periódico de tu vehículo y así un profesional comprobará su estado por si fuera necesario el cambio de la batería.

Di no a pinchazos de ruedas por conducir con neumáticos en mal estado

¿Conduces con neumáticos gastados? Desde ya te recomendamos que pases por tu taller Claxon más cercano para revisar el estado de tus neumáticos. De lo contrario, aumentarás las probabilidades de sufrir un accidente en carretera.

El calor del verano llega al coche a través de los neumáticos, los únicos componentes del vehículo en contacto con la carretera y aumenta el desgaste de las gomas dada la extrema temperatura del asfalto.

Por este motivo, siempre que conduzcas en verano, es esencial que revises que los neumáticos se encuentran en perfecto estado con una profundidad legal del dibujo nunca inferior a 1,6mm porque su desgaste es mayor que en invierno.

Además, ¿has comprobado que la presión de los neumáticos es la idónea? En este post te damos información sobre cómo inflar los neumáticos con la presión adecuada.

Atiende a estos consejos porque el calor del verano unido a unos neumáticos con la presión inadecuada conforman un cóctel molotov que puede acabar en pinchazos y reventones de rueda en plena marcha. Evita esta peligro por todos los medios.

Niveles de líquidos del coche a examen

Entre los líquidos del motor del coche a los que debes prestar una especial atención durante los calurosos meses del verano destacan el nivel de aceite y el refrigerante.

En el caso del aceite, su escasez afectará al aumento de la temperatura del motor, lo que generará más fricción entre los componentes y más probabilidades de ocasionar daños importantes.

Asimismo, el sistema de refrigeración de motor también debe ser revisado porque un fallo en él desencadena en un avería drástica en el bloque motor del coche. Ten presente también que la temperatura del aceite con el calor aumento por lo que este sistema ha de estar en perfectas condiciones.

Por tanto, no olvides en tus tareas de revisión periódicas comprobar que el líquido refrigerante del coche se encuentra entre los niveles óptimos.

Cuida el estado del alternador

Encargado de recargar la batería a partir de la puesta en circulación del vehículo, durante el verano el alternador trabaja a pleno rendimiento debido a la utilización conjunta del aire acondicionado, el sistema de refrigeración del motor y otras piezas metálicas.

Acude a un profesional para que verifique que el alternador están en perfecto estado y de este modo no sorprenderte ante daños ocasionados por el desgaste excesivo.

Conclusión

Este verano prepárate para dejar de pasar calor dentro del coche. Sigue estos consejos y cuidarás tanto tu vehículo como tu propio bienestar mientras conduces rumbo a tu próxima escapada estival.

Evita conducir en las horas de máximo calor, hidrátate y ventila el vehículo antes de ponerlo en marcha bajando las ventanas. Asimismo, recuerda hacer un uso responsable del aire acondicionado y, si viajas con niños, mascotas y personas mayores, extrema al máximo las precauciones derivadas de un golpe de calor.

Desde Claxon te recomendamos que revises tu coche para comprobar que está a punto y así vivirás un verano sobre ruedas sin que el calor afecte a interior de tu vehículo.

 revision-coche-personalizada