Fabricación de neumáticos

Su simplicidad nunca nos lleva a pensar en que tras la fabricación de neumáticos se pone en marcha un complejo engranaje de procesos cuidados al detalle para obtener como resultado una rueda que asegure el agarre y la estabilidad necesaria en carretera. Pero, ¿qué sucede con los cerca de las 300 000 toneladas de neumáticos en desuso? Aunque muchos acaban en vertederos, hoy queremos informarte de las numerosas posibilidades que existen para reciclar neumáticos dándole usos decorativos, electrónicos o constructivos, abogando por la economía circular. ¡Salgamos de dudas!

A lo largo del día estamos acostumbrados a ver ruedas por todas partes. Desde las de los coches y motos, a las de los camiones, carretillas de labranza o los remolques.

Nuestro interés suele centrarse en los precios cuando observamos que los neumáticos están gastados y debemos cambiarlos lo antes posible. Sin embargo, en escasas ocasiones nos detenemos a pensar en el proceso de fabricación de neumáticos. ¿Será sencillo y rápido o requerirá de largas horas para su ejecución?

Complejidad. Esta es la palabra que mejor define el procedimiento que siguen los principales fabricantes de neumáticos para concebir ruedas resistentes, seguras y adaptadas a todos los terrenos.

Sigue leyendo porque te explicamos los pasos de este minucioso desarrollo.

¿Cómo se realiza la fabricación de neumáticos? Dicho y hecho en 8 pasos.

fabricar-neumaticos-proceso

Al fabricar un neumático, interviene la suma perfecta de tecnología e investigación fundidas en más de 200 componentes diferentes clasificados en estas 5 categorías:

  • Caucho natural.
  • Caucho sintético.
  • Negro de carbono y sílice.
  • Cables metálicos y textiles.
  • Productos químicos.

Con anterioridad al desarrollo del neumático, todos estos elementos deben ser tratados y utilizados en la proporción idónea en función de las características de la rueda que se desee concebir.

Llegados a este punto, ¡comienza la acción!

#1 – Análisis de tendencias: ¿Qué tipo de neumático necesita el consumidor?

Lejos de lanzarse a fabricar neumáticos con velocidad meridiana, las grandes marchas como Michelin o Goodyear analizan el mercado y las necesidades de los consumidores.

Fruto de esa investigación y de la colaboración entre ingenieros y fabricantes de automóviles, definen qué tipo de neumáticos necesitan los coches del futuro, con el objetivo de fabricar neumáticos que se adapten a la perfección a esos vehículos.

Asimismo, en esta primera fase, los fabricantes de neumáticos evalúan que sus diseños estén conforme a la normativa tanto mundial como europea y del propio país.

El propósito de este paso es determinar cuáles serán las prestaciones que debe ofrecer ese producto para que el área de I+D trabaje sobre ellas.

#2 – Confección de la mano de diseñadores creativos y técnicos

Presentes en todas las etapas de fabricación, las marcas cuentan con dos tipos de diseñadores; los creativos, dedicados a trabajar el aspecto de la banda de rodadura y los flancos; y los de perfil técnico, cuyo trabajo se enfoca a diseñar un neumático de alto rendimiento.

#3 – Diseño de la estructura

En función de las prestaciones y los tipos de neumáticos, variará la elección de los compuestos y materiales de refuerzo como acero, poliéster o fibras de aramida.

Por ejemplo, en los neumáticos radiales se emplean cordones de acero entrelazados y extendidos desde el talón a través de la cubierta, colocados en ángulo de 90º  con la línea central de la banda de rodadura y paralelos entre sí. Gracias a esta estructura, se mejoran las prestaciones de resistencia, control y ahorro de gasolina.

Lo mismo sucede con determinar la estructura de la carcasa, ya que de ella depende el equilibrio del coche, el agarre, la resistencia a la rodadura, la respuesta ofrecida en la frenada o la fuerza en curva o con altas velocidades.

El diseño de la estructura es una etapa crucial en la fabricación de neumáticos porque el propósito es conseguir un área amplia y uniforme de la banda en contacto con el suelo, logrando una mejor distribución de la presión que garantizará mejor tracción y facilidad de conducción.


>> Te interesa <<

¿Buscas neumáticos en oferta? Llévatelos aquí. 


 

#4 – El mezclado de componentes que integran una rueda

En esta etapa se realiza el mezclado de hasta 30 clases diferentes de caucho, rellenos y otros componentes, dando como resultado un compuesto negro similar a la goma que se tritura en una fase posterior.

Este proceso mecánico puede requerir de hasta 7 fases para que los ingredientes se combinen en el orden adecuado.

#5 – Diseño del prototipo

prototipo-neumaticos

Cuando los materiales y componentes escogidos para la fabricación del neumáticos así como su diseño ya han sido establecidos, llegó el momento de pasar a desarrollar los primeros prototipos.

Estos bocetos iniciales serán probados en ensayos de laboratorio y en vehículos, evaluando sus prestaciones.

Realizados a mano, los prototipos de los neumáticos – conocidos como «neumáticos verdes» – se obtienen tras el ensamblado en un tambor de todos los componentes con un orden y ajustes concretos.

En este punto, el neumático ya comienza a tener el aspecto del producto final.

#6 – Proceso de vulcanización

A continuación, mediante moldes calientes, ese neumático verde se vulcaniza, comprimiéndose todas las partes y adoptando la forma de un neumático convencional.

En este proceso, ya figuran tanto el dibujo de la banda de rodadura como las marcas del fabricante en el flanco.

#7 – Evaluación de los neumáticos

Marcas como Goodyear emplean a más de 270 pilotos de pruebas en exámenes de sus nuevas cubiertas, tanto en laboratorios, pistas de pruebas como en carretera.

Las conclusiones de estas pruebas son remitidas al departamento de I+D de la marca fabricantes de neumáticos para optimizar los aspectos destacados.

#8 – Fabricación de neumáticos para su posterior comercialización

Tras el análisis de tendencias y las debidas comprobaciones del prototipo, se inicia su desarrollo siguiendo un largo proceso.

Desde la mezcla de los ingredientes en la proporción adecuada, a la preparación y ensamblaje del resto de componentes, pasando a la vulcanización en el molde, y el producto final con la fecha de fabricación del neumático que será sometido a pruebas para comprobar el cumplimiento de los estándares de calidad exigidos por cada marca.

Y el último paso. Llega el reciclaje de neumáticos para darle una segunda vida en beneficio del planeta.

reciclar-neumaticos

El cuidado del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático están situadas en lo más alto de las agendas mundiales.

Ante este escenario, el reciclaje asume un destacado papel tanto desde el punto de vista individual, como desarrollado por grandes empresas y corporaciones.

En la actualidad, podemos dar una nueva vida a multitud de residuos, desde la ropa, al cristal, pasando a reciclar neumáticos para diversidad de fines. Este cambio de filosofía ayudará a que entre todos hagamos de España poco a poco una economía circular.

En nuestro país, la recogida y el reciclaje de neumáticos usados se realiza a través de Signus (Servicio Integrado de Gestión de Neumáticos Usados).

Según esta organización en la que participan 333 productores, en 2017 un total de 186 526 toneladas de neumáticos fuera de uso recogidos en España fueron convertidos en recursos. 

Estos neumáticos recogidos fueron tratados para:

  • La separación de sus componentes (acero, caucho y fibra textil).
  • Nuevos neumáticos.
  • Fabricación de cemento.
  • Generación de energía eléctrica.
  • Campos de fútbol.
  • Suelas de zapatos.
  • Fabricación de mezclas bituminosas.
  • Parques infantiles.
  • Campos de césped artificial.
  • Pistas de atletismo.
  • Piezas moldeadas.
  • Exportación.
  • Pantallas acústicas.
  • Construcción y asfalto para obras en carreteras.

Además, también podemos reciclar neumáticos para la decoración del jardín o de la terraza, creando alegres maceteros, puffs, bases de mesas, entre otras ideas inspiradoras.

Conclusión

La fabricación de neumáticos requiere de un largo y preciso proceso desde el diseño a la determinación de la estructura, pasando por su construcción final.

Sin embargo, una vez que ha dado el máximo de sus prestaciones, lejos de dejar las ruedas en un vertedero que favorezca la contaminación, un gesto tan sencillo como reciclar los neumáticos ayuda a brindar una nueva vida a este residuo.

Desde campos de fútbol, a las suelas de los zapatos o los nuevos neumáticos toman forma con la ayuda de viajes neumáticos que en su día sirvieron para llevarnos de aquí para allá con la máxima seguridad.