ahorrar-combustible

El coche nos aporta un sinfín de soluciones y se muestra como uno de nuestros mejores aliados en el día a día, pero eso no quita que reducir el consumo de combustible en nuestro vehículo sea uno de los principales quebraderos de cabeza que tenemos que sufrir a diario.

Partiendo de la base de que todos los coches acaban consumiendo más gasolina de lo que dicen las marcas en un primer momento, es un habitual ir conduciendo nuestro coche y prestar una especial atención a todas las gasolineras que nos encontramos a nuestro paso, con el objetivo de encontrar aquella que nos ofrece el litro de combustible más económico.

Con una conducción eficiente podrás ahorrar hasta un 20% en combustible

Porque es un hecho que la gasolina se lleva gran parte de nuestro presupuesto todos los meses, y que si hacemos cuentas, realmente alcanzamos cifras que ponen a temblar. En Claxon sabemos que te alegrará saber que puedes reducir hasta en un 20%, el consumo de combustible de tu automóvil, una cantidad nada despreciable.

Sí, no se trata de ninguna broma, y es que existen diferentes trucos que te ayudarán a sacarle el máximo partido a tu depósito de gasolina, ahorrando tiempo y dinero. ¿Los quieres conocer? Pues presta atención y toma nota; te los contamos.

Busca siempre la ruta que gaste menos

ruta-tapida

Normalmente cuando conducimos nuestro vehículo siempre buscamos la ruta más rápida, pero si lo que quieres es ahorrar combustible, lo que tendrás que buscar es la ruta que gaste menos, que no siempre es la más rápida.

Ten en cuenta que al circular por ciudad se consume hasta un 30% más de gasolina que cuando se conduce por carretera. Esto significa que será más recomendable coger la autovía que atajar por el centro de la ciudad.

Por carretera es posible que tengas que realizar más kilómetros, pero no hay que olvidar que llevarás una velocidad constante, que es una de las principales claves para ahorrar combustible.

Al arrancar, siempre punto muerto

arrancar

Al arrancar tu vehículo, acostúmbrate a pisar el embrague y asegúrate de que el coche esté en punto muerto. Esta acción, además de aportarte una mayor seguridad, hará que tu coche no tenga que activar el conjunto de la transmisión, permitiéndote ahorrar hasta un 10% de combustible al arrancar.

Además, también es importante que no pises el acelerador nada más arrancar tu vehículo. Deja que pase unos segundos, ya que de esta forma el aceite de caliente habrá podido distribuirse a lo largo del coche, estando perfectamente lubricado.

Neumáticos en perfecto estado

neumaticos

 

Los neumáticos te pueden ayudar a ahorrar gasolina, y mucho. Ten en cuenta que son la parte del coche que está en contacto con el suelo, encargándose además de transmitir la fuerza necesaria al motor, y de parar el coche cuando pisemos el freno.

Por ello es fundamental que tu coche cuente con unos neumáticos en perfecto estado, ya que las ruedas son las responsables directas de hasta el 20% del consumo de gasolina de tu vehículo.

La primera, solo para salir

close up of hand on manual gear shift knob

close up of hand on manual gear shift knob

Debes mentalizarte de que la primera marcha solo la tienes que utilizar para salir con tu vehículo una vez arrancado. En primera llegas superar incluso las 2.000 rpm, siendo la marcha que más combustible consume y que además más exigirá al coche. Lo más recomendable es que no circules con ella más de 4 segundos o 10 metros.

En primera, no aprietes demasiado el acelerador, sino que hazlo de manera suave y progresiva. Y cuando cambies de marcha, hazlo rápido, ya que si tardas demasiado, el motor subirá sus revoluciones en exceso.

Asegúrate de que estén en perfecto estado y, en caso contrario, no dudes en renovarlos por unos nuevos.

Siempre atento al cuentarrevoluciones

cuentarrevoluciones

Si quieres ahorrar combustible, deberás conducir siempre con un ojo puesto en el cuentarrevoluciones, especialmente si tu coche es gasolina. No hay que olvidar que en los coches diésel hay que cambiar de marche entre 500 y 1.000 revoluciones antes que en un gasolina.

Si tu coche es diésel, lo más recomendable es que varíes la marcha entre 1.800 y 2.200 rpm, mientras que en un gasolina tendrás que cambiar entre 2.200 y 2.800 revoluciones.

¿Circulas por carretera? ¡Marchas largas!

marchas-largas

Si conduces por carretera, imaginamos que llevarás una velocidad más o menos constante. Si es así, no dudes en utilizar marchas largas. En el momento en que paseos los 80 km/h, no dudes en meter la quinta marcha.

Pero es importante que siempre mantengas la precaución y dejes algo de margen para que, en caso de tener que acelerar por cualquier motivo – cambio de carril –, tu coche responda adecuadamente y cuentes con la velocidad adecuada: cambios de carriles

Lo ideal en un diésel circulando por carretera es moverse entre las 1.400 y las 2.000 revoluciones. Por otro lado, en un coche gasolina lo mejor es hacerlo entre 2.000 y 2.5000 revoluciones.

Si subes, baja

cuesta-arriba

 

Si vas a subir una cuesta pronunciada, reduce una marcha, ya que de esta forma te costará menos subirla y no tendrás que pisar el acelerador con tanta insistencia ni hacer sufrir tanto al motor, permitiéndote disfrutar de un importante ahorro en el consumo de hasta un 20%.

Apóyate en el control de velocidad

control-velocidad

Si tu coche tiene control de velocidad, no dudes en utilizarlo, ya que será uno de tus mejores aliados a la hora de ayudarte ahorrar combustible. Te permitirá mantener de manera automática la velocidad que desees, normalmente, mediante una configuración a través de unos mandos que por lo general están situados en el volante.

Es la mejor manera de asegurarte de que utilizarás en cada momento, la cantidad de combustible necesaria. Está comprobado que con el control de velocidad en carretera, se reduce el consumo de gasolina entre un 5 y un 10 por ciento.

Punto muerto en los semáforos

punto-muerto

Cuando llegues a un semáforo en rojo y tengas que detenerte, no cometas el error de mantener tu coche en primera mientras pisas el embrague. Es uno de los peores errores que puedes cometer, ya que el consumo de gasolina aumentará hasta en un 25%, además de que dañarás el embrague.

En estos casos deberás dejar el coche en punto muerto y poner el freno de mano, y esperara a que el semáforo se ponga en verde.

Apaga el motor en las paradas largas

Si tienes que detenerte en un semáforo que sabes que tarda más de lo normal en cambiar a ver, has parado en doble fila a esperar a alguien, o te encuentras parado en la cola de un restaurante de comida rápida para llevar, apaga siempre el motor.

Parece mentira, pero apagar el motor en las paradas largas favorecerá un importante ahorro de gasolina que, a la larga, te ofrecerá un gran ahorro económico.

Pierde peso

Si realmente te interesa ahorrar en combustible, te será de gran ayuda perder peso. Sí, no se trata de una broma, de hecho es algo muy habitual entre los pilotos de Fórmula 1 o Moto GP, para los que cada gota de combustible es un auténtico tesoro.

Si pesas 90 kilos, piensa que será un peso añadido que tu vehículo tendrá que soportar para entrar en movimiento. Si consigues reducir tu peso y pasar a 80, tu vehículo tendrá  10 kilos menos para tirar, algo que resultará muy positivo en cuanto al ahorro de combustible se refiere.

Apuesta por gasolina de calidad

aditivos-combustible-coche

El dicho de “lo barato, sale caro”, cuando nos referimos al combustible es toda una realidad. Sí, y es que aunque lo habitual sea buscar siempre la gasolina más barata, lo cierto es que con ella, si no es de calidad, acabes sufriendo un mayor gasto económico.

Está comprobado que las gasolinas low cost, son peores para el motor y además se consumen antes. Si una gasolina es más cara que otra no es por casualidad o por capricho, sino porque está tratada, siendo gasolina con aditivos, preparada para durar más tiempo, así como para mejorar el rendimiento del motor.

¿Qué te han parecido estos pequeños truquitos que te acabamos de dar? Te garantizamos que son muy eficaces y que te resultarán de gran ayuda, permitiéndote ahorrar una importante cantidad de gasolina. Tu coche lo agradecerá, y tus bolsillos todavía más.