Cadenas de nieve para rueda del coche

¿Te ha pillado una nevada en plena carretera y no has sabido cómo poner las cadenas de nieve en tu coche? En invierno la bajada de temperaturas y el mal tiempo juegan malas pasadas en carretera, motivo por el que hay que estar preparados. La colocación de las cadenas de nieve textiles, metálicas, compuestas o semiautomáticas es sencilla y más rápida de lo que imaginas, siempre y cuando hayas practicado antes. Como conductor precavido vale por dos, hoy te enseñamos a colocar este accesorio unos meses antes de la llegada del invierno. Practica y ya no tendrás miedo a la nieve mientras conduces.

Los meses van pasando, mientras disfrutas de la conducción de tu vehículo. Sin embargo, todos los inviernos ocurre lo mismo; en medio de la carretera comienza a nevar. Solo se puede circular con las cadenas de nieve colocadas en las ruedas del coche. Las tienes en el maletero pero hay un pequeño problema: no sabes cómo colocarlas.

Esta situación es más común de lo que imaginas; pocas personas conocen los pasos rápidos para poner las cadenas de nieve en los neumáticos, cuando se trata de uno de los accesorios esenciales para la óptima conducción en invierno.

Con una inversión inicial de 35 euros contarás con un par de cadenas de nieve para poner a los neumáticos, con el objetivo de que las ruedas respondan bien ante suelos nevados.

¿Por qué te hablamos en pleno agosto de los tipos de cadenas de nieve existentes y su mecanismo de colocación? Porque es un proceso muy sencillo y rápido siempre y cuando se practique con antelación.

¿Qué tipos de cadenas de nieve existen en el mercado?

tipos-cadenas-nieve

La invención de las cadenas de nieve se remonta a 1904, un dispositivo diseñado para potenciar la tracción de las ruedas sobre suelos nevados o cubiertos de barro.

Se trata de un mecanismo sencillo que ha evolucionado poco con los años, aunque cabe destacar ciertas innovaciones que han ayudado a facilitar la instalación de las cadenas de nieve con diseños más ligeros y prácticos.

Continúa leyendo y te explicamos los tipos de cadenas de nieve con las que puedes equipar tu coche para el invierno.

Cadenas metálicas

cadenas-metalicas

Este es el modelo tradicional y el más conocido por todos, formado por diversas cadenas de eslabones de acero entrelazadas.

Estas cadenas incorporan un cable que se coloca en la parte interior de la rueda y unos tensores por el lado externo, logrando que la cadena se pegue al neumático.

Aunque destacan por su durabilidad, resistencia y bajo precio, su ajuste y montaje es más difícil. A su vez, al conducir, dejan patente su traqueteo y transmiten vibraciones a través de la dirección y el sistema de suspensión.

Además, si se producen fallos en su colocación, la cadena puede ocasionar daños en las llantas del coche, así como en el propio vehículo.

Cadenas de nieve textiles

cadenas-nieve-textiles

Entre los tipos de cadenas para coche más innovadoras y sencillas de colocar, el aplauso lo reciben las cadenas textiles.

Perfectas para los conductores que circulen por vías donde ocasionalmente requieran de este accesorio, las cadenas de nieve textiles están compuestas por una funda de lona que se fija a la cara interior del neumático por una goma elástica, y con radios o lona por la cara exterior.

Ligereza, rapidez y facilidad de montaje, contrastan con un precio más elevado que el de las cadenas metálicas y mayor desgaste, motivo por el que están indicadas para usos ocasionales.

Cadenas compuestas

cadenas-hibridas-compuestas

Similares a las cadenas de nieve textiles, las cadenas compuestas están fabricadas con una red de cables envueltos en material textil, unidos con argollas metálicas.

Con ellas se dificulta la labor de montaje respecto a los modelos de tela porque incorporan mayor tensión. No obstante, duran más y comparten la reducción de vibraciones y la nula interferencia con el sistema de ayuda a la conducción del vehículo.

Estas cadenas de nieve híbridas son más caras que las dos anteriores, rondando su precio de 70 a 90 euros.

Cadenas de nieve semiautomáticas

cadena-neumaticos-semiautomaticas

Conocidas también como de tipo araña, esta cadenas incorporan un mecanismo semi fijo, muy cómodo de montar y efectivo pero de precio muy elevado – alrededor de 400 euros el par -.

La parte fija anclada a la llanta se acompaña de unos brazos de plástico y goma que se sujetan al neumático con pequeños clavos metálicos.

Además de resistentes, son muy fáciles de poner y quitar, estando indicadas para conductores que circulen habitualmente por carreteras nevadas o en condiciones muy adversas.

Guía básica para poner las cadenas de nieve a tu coche según el tipo escogido

poner-cadenas-de-nieve

Antes de pasar a explicar con detalle cómo poner las cadenas de nieve a un coche, es importante que en el maletero siempre lleves estos artículos:

  • Una manta para colocar sobre la nieve y evitar el frío en las rodillas.
  • Un par de guantes de automóvil.
  • Una linterna.
  • Una pala para retirar la nieve de debajo de las ruedas.
  • Y, por supuesto, tu par de cadenas de nieve.

Siempre que se va a transitar por zonas donde existe riesgo de nieve o donde la señalización obliga a llevarlas instaladas, debes colocar las cadenas sí o sí.

Recuerda que la circulación sin cadenas de nieve puede acarrear multas de 200 euros.

Pasos previos a la instalación de las cadenas de nieve

pasos-previos-colocar-cadenas-nieve

Antes de iniciar el proceso, es importante que tengas presente que todos los tipos de cadenas de nieve para el coche se colocan en las ruedas motrices, las que reciben la fuerza del motor.

Por tanto, si tu vehículo es tracción delantera como en la mayoría de los casos, las cadenas deberás ponerlas en las ruedas de delante, mientras que si es de propulsión trasera, las colocarás en las ruedas posteriores.

Asimismo, en el caso de que el vehículo sea de tracción total, consulta sus características en el manual del coche porque, aunque lo idóneo sería colocar cadenas de nieve en las 4 ruedas, es posible que solo se recomiende su instalación en las ruedas de un eje.

Coloca el coche en un lugar seguro donde no molestes a nadie mientras realizas la colocación de las cadenas. Recuerda pulsar la señal de emergencia en tu vehículo, y colocar los triángulos de emergencia para que el resto de conductores adviertan desde lejos que tu vehículo está apartado.

Instalación de cadenas de nieve textiles

1. Desenrolla las fundas de tela y asegúrate que las montas en el sentido correcto.

2. Abriga la rueda, iniciando el proceso por la parte superior del neumático. Comprueba que la funda se adapta por completo a la banda de rodadura y a los flancos del neumático, estirándola para que cubra toda la superficie de la rueda.

3. Suelta el freno de mano y hazlo avanzar unos centímetros para que la rueda pise la funda. De este modo, cubrirás la parte del neumático que quedaba por estar cubierta por la funda.

4. A medida que inicies la marcha, la funda se acoplará a toda la superficie sin problemas. Aunque recuerda retirarlas cuando el suelo ya no tenga nieve y lavarlas para futuros usos.

Colocación de cadenas metálicas

1. Estira la cadena metálica sobre el suelo. De este modo, podrás desenrollar los eslabones de acero que hayan quedado pegados antes de su colocación.

2. En la zona interior de la rueda, tendrás que estirar el cable de acero y enganchar con fuerza este dispositivo. Haz este trabajo siempre con guantes.

3. Estira la cadena sobre la banda de rodadura del neumático y mueve el coche unos centímetros para que la rueda pise los eslabones y se cubra por completo con la cadena de nieve.

4. Une todos los enganches y tensores.

5. En los modelos de cadenas de nieve metálicas con tensores manuales, tras recorrer unos 25 metros, deberás bajar del coche y tensarlas de nuevo para proseguir tu marcha. Este incómodo paso lo evitarás con cadenas metálicas con tensores automáticos, de precio más elevado pero más prácticas.

Montaje de cadenas de nieve compuestas

1. Dado que su diseño combina la funda textil con los eslabones de acero, el primer paso consiste en estirar sobre el suelo la cadena para comprobar que no hay nudos.

Al contrario que los modelos 100% metálicos, el aro que se coloca en la parte posterior de la rueda está fabricado en nailon, al tiempo que el material de la parte delantera también es textil.

2. Instala el aro de nailon por detrás de la rueda y poco a poco extiende el resto de la cadena a toda la banda de rodadura. Esta modalidad de cadenas carecen de tensores, simplificando el proceso de colocación.

3. Avanza unos centímetros el vehículo para que la rueda si ponga sobre los eslabones y estires la cadena sobre la rueda.

4. La parte textil es posible que no se encuentre centrada al poner la cadena. Es habitual y, una vez inicies la marcha, ella sola se acoplará. Recuerda retirar la cadena de nieve cuando la nieve desaparezca de la carretera para no dañar el neumático.

Con independencia del tipo de cadena de nieve elegido, te informamos que la velocidad máxima en carretera se limita a 50 km/h, quitando las cadenas cuando ya no haya nieve.

¿Pasas de colocar cadenas de nieve? Pon neumáticos de nieve a tu coche

neumaticos-invierno

Una alternativa a poner cadenas de nieve en las ruedas del coche en invierno pasa por apostar por los neumáticos de invierno, expresamente diseñados para su uso en condiciones invernales adversas donde la lluvia, el hielo y la nieve son protagonistas.

Mientras que en España el uso de los neumáticos de invierno solo es obligatorio en determinadas condiciones, en países de Europa como Alemania sí lo es.

Los neumáticos de invierno sustituyen a las cadenas e incluso aportan más seguridad, ofreciendo respuestas inmediatas ante cualquier movimiento que dé el volante como consecuencia del estado de la carretera, evitando deslizamientos raros del vehículo.

Comprueba que se trata de un neumático de invierno leyendo en la rueda las siglas M+S (Mud and Snow). Es más, hay modelos que incorporan el símbolo alpino compuesto por una montaña con tres picos y un copo de nieve.

Con su instalación, no solo evitas las molestias de poner las cadenas de nieve al coche, sino que mejoras las prestaciones del vehículo en agarre, tracción, distancia de frenado y control, además de eliminar por completo los molestos sonidos, las vibraciones y el límite de velocidad que sí afecta a los vehículos con cadenas colocadas.

Conclusión

Las cadenas de nieve destacan por su capacidad para circular con seguridad en carretera cuando las condiciones meteorológicas se vuelven completamente adversas.

En España circular sin ellas en espacios donde la señalización así lo indique puede suponer multas de 200 euros, motivo por el que es esencial saber poner las cadenas de nieve a las ruedas del coche.

Pero, entre todos los tipos disponibles, ¿cuáles son las mejores cadenas de nieve del mercado?

Todas ellas son efectivas; mientras que las cadenas metálicas son las más incómodas de colocar, las textiles simplifican la instalación pero resultan menos resistentes, al tiempo que las cadenas semiautomáticas o de tipo araña son las más duraderas, con la instalación más sencilla con un simple clic pero también las más caras con diferencia.

Frente a las cadenas de nieve, la solución más segura y práctica es la instalación de neumáticos de invierno que mejoran las prestaciones de seguridad en carretera por mucho que se complique el tiempo.

Escojas la opción que escojas, colocar las cadenas de nieve en el coche es más sencillo de lo que imaginas, siempre que lo hayas puesto en práctica con anterioridad.

Así que ensaya cuanto antes para que, cuando llegue la hora, respondas en minutos y sigas tu marcha como si no hubiera pasado nada.