coche-pierde-agua

«¡Oh, no! Mi coche pierde agua por debajo y no tengo ni idea del porqué». Si en alguna ocasión esta frase ha salido por tu boca, hoy te desvelamos las principales causas que se esconden tras esta situación. En ocasiones, respirarás tranquilo porque estas fugas de agua por los bajos del coche no son preocupantes, mientras que en otros casos anuncian importantes averías. Prepárate para salir de dudas y aprenderás a interpretar el comportamiento de tu vehículo como medida de prevención.

¿Cuántas veces te ha pasado o has visto que, con el vehículo parado, aparecía un pequeño o gran charco de agua debajo de ese automóvil?

Aunque en la mayoría de ocasiones no es motivo de alarma, es importante advertir que tras lo que parece una simple pérdida de agua, el coche puede manifestar fugas de otros líquidos o averías más complejas.

En verano es habitual encontrar un pequeño charco de agua en el suelo debajo del coche como consecuencia de los procesos desarrollados por su sistema de aire acondicionado.

Pero, ¿qué sucede si la fuga procede del radiador del vehículo y no se trata de agua sino de líquido refrigerante? El matiz cambia drásticamente y la gravedad del daño del vehículo también.

¿Por qué diablos mi coche pierde agua por debajo? La respuesta con 5 posibles soluciones.

coche-pierde-agua-por-debajo

1 – El proceso de condensación del aire acondicionado del coche

Este es sin duda el motivo menos preocupante ante una fuga de agua en el vehículo. En verano el aire acondicionado se convierte en un auténtico aliado para el bienestar dentro del automóvil.

Su constante actividad conlleva a que se produzcan pequeñas pérdidas de agua debajo del coche como consecuencia de su propio proceso de condensación.

A lo largo de los conductos del aire acondicionado circula aire frío pero, dado el sofocante calor que hace en verano, el vapor del agua que hay en el aire se condensa ante el choque de temperatura. Finalmente, se generan pequeñas gotas de agua que acaban cayendo en el suelo, creando un charco cuando el coche permanece parado durante un tiempo prolongado.

Nunca sientas alarma por este tipo de señales porque siempre va a suceder. Por el contrario, si subes al vehículo y compruebas que el aire acondicionado del coche no enfría, sí existen potenciales averías que están obstaculizando su óptimo funcionamiento.

2 – Mi coche no pierde agua… ¡Es líquido refrigerante!

Sentimos advertirte que, si el origen de la fuga está en el depósito del líquido refrigerante, el daño al vehículo puede tener consecuencias importantes.

Antes de que saltes las alarmas, verifica si el charco formado debajo de tu coche es de agua, aceite o refrigerante.

Si el coche pierde agua por alguna pequeña fuga en el depósito, es posible que nos cueste identificarla y se trate de un problema mecánico que requerirá de la supervisión de un profesional.

3 – Pérdida de agua de los lavafaros delanteros

fuga-de-agua-lavafaros

Lo miras por todos los lados y, aunque compruebas que tu coche pierde agua, no sabes por dónde. ¿Has comprobado si el origen está en los eyectores de los lavafaros de tu vehículo?

Hay modelos de coche con este sistema que utilizan agua del depósito del limpiaparabrisas y, al accionar un botón, limpian el exterior de los faros para mejorar la visibilidad en carretera.

Sin embargo, con el paso del tiempo, la aparición de grietas por pequeños golpes en la defensa delantera del vehículo o el deterioro de las juntas tóricas, genera problemas de estanqueidad de fluidos. De ahí, esa fuga de agua.

Si dispones de un vehículo con este equipamiento y se produce esta pérdida, en el control de mandos te aparecerá encendido el testigo del líquido limpiaparabrisas.

Esa situación no afecta al funcionamiento del vehículo, aunque desde Claxon te recomendamos que acudas a tu taller mecánico más cercano para dar solución cuanto antes a esa avería.

4 – Daño en el radiador

En ocasiones, la pérdida de este líquido se da desde el radiador de refrigeración del coche, un componente vital para mantener el vehículo en la temperatura adecuada, evitando sobrecalentamientos.

¿Hay un charco de liquido debajo de la defensa delantera de tu coche parado? Prepara el teléfono de la grúa porque se trata de una avería de gravedad. Es más el vehículo quedará inmovilizado para no provocar daños mecánicos más graves.

5 – Fuga en la bomba de agua

Vinculada con la avería del radiador, entre los daños más habituales sobre la bomba de agua de un vehículo está la pérdida de refrigerante lo que llega a originar sobrecalentamiento del motor y ponen en riesgo la vida del «corazón» del coche.

Si se produce una fuga de esta envergadura, comprobarás que se enciende el testigo de nivel de refrigerante o bien notarás que sube la temperatura del motor, sobrepasando los 90 ºC.

Ante un fallo en la bomba por la pérdida progresiva de agua, notarás un ruido raro, debido al roce de las piezas que componen el motor. No lo dudes ni un segundo: detén el coche tan pronto lo escuches y traslada el coche al taller con grúa.

Conclusión

Esta son las situaciones más frecuentes por las que el coche pierde agua por debajo.

Ante estos casos, te recomendamos que apuestes por el mantenimiento periódico de tu vehículo para que siempre esté en plena forma sin causarte sorpresas indeseadas.

revision-coche-personalizada